lunes, 24 de septiembre de 2012

Regulación de la convivencia en el SVS

Disfrutando a la española.
     Mis primeros días están siendo muy provechosos y los niños y niñas empiezan a tener más interés en esta visitante española que ha aparecido de repente. Saben que no hablo holandés pero algunos pequeños, que no hablan inglés, me siguen hablando sin parar. Yo les contesto en español y nos reímos o buscamos a algún traductor que nos eche una mano. No sé aún cómo colaborar así que me he propuesto ofrecerles delicias de la patria y han devorado 5 exquisitas tortillas de patata! (con puerro, cómo a mí me gusta!).
    Algunos sabían que yo vendría, otros no porque no acudieron ese día a la reunión.
   El cole tiene un órgano de gobierno, el "School Meetting", formado por todos los adultos que trabajan ahí y todos los estudiantes. Sería como un claustro al que acuden también los niños. Todos tienen el mismo derecho a voto. Nadie dirige la reunión porque nadie manda por encima de nadie. Moderador y secretario dan turnos de palabra y toman nota de todo lo que pasa. Todos los temas relacionados con el cole y las propuestas se hablan ahí, todos los jueves a las 13.00hr. El día anterior se cuelga el orden del día (con puntos fijos y otros propuestos por cualquier interesado). Acude el que quiere, el que tiene interés en tratar algún tema, hacer propuestas o votar algo. Si no vas, no opinas y no votas. Hay muchos niños que no van porque confían en las decisiones tomadas por los demás.
       Mi visita fue propuesta por Christel y, sólo cuando se aprobó por todos los asistentes, ella me confirmó que sí podía ir. Los que acudieron sabían de mi llegada y cuando me saludaban, ya sabían que era española.
 
       Es muy interesante la organización que tienen. Cada uno sabe las tareas que le corresponde cada día y conocen muy bien las normas del centro, que están escritas en el "Manual Management". Las normas básicas de convivencia son las que propone el modelo Sudbury de E.E.U.U.(relacionadas con la seguridad personal, el respeto y la convivencia) pero luego están adaptadas y más desarrolladas para que esté todo contemplado. Han sido elaboradas por el grupo de niños/as y adultos que dieron comienzo a este proyecto, luego votaron cada una de ellas y ahora siguen surgiendo nuevas normas que se debaten y se  votan en el School Meetting.
      Lo interesante del tema es que, como está todo ahí regulado, nadie llama la atención a nadie ni le explica cómo debe comportarse porque si se salta alguna norma, alguien lo apuntará en una hoja de quejas y se le llamará para hablar de ello. La ley está ahí y nadie juzga ni castiga. Es el J.C. (Comité Judicial) el órgano encargado de tratar estos temas. Todos los días a las 11.00hr se revisan las quejas en una sala donde se sientan a un lado los responsables y testigos del conflicto y al otro los componentes del JC. Las quejas son las típicas de la convivencia:
" Un chico ha insultado a unas niñas porque las niñas le estaban pegando, pero han sido ellas las que presentan la queja".
" El tostador está sucio. Un chico ha sido el último en usarlo (según el registro) pero una testigo asegura que le vio limpiarlo muy bien".
" Alguien deja las puertas que dan a la calle abiertas y saben que no está permitido cuando se pone la calefacción".
" Alguien no hace sus tareas durante días".
      Algunos casos son muy sencillos y otros más complicados o serios pero es necesario que se respete el procedimiento (de presentar queja escrita y tratarla en el J.C.) porque no es el adulto el que llama la atención desde su autoridad de adulto ni el que impone sus normas, no. Cada uno se regula y el J.C. decide qué norma es la que se adapta a la falta y se decide la consecuencia. Se revisa también el historial de faltas del "acusado" y si es reincidente, la consecuencia puede ser mayor. Estas consecuencias tienen una relación directa con la falta, si es posible, y son muy efectivas. Pueden ser por ejemplo: un simple aviso (si es la primera vez), prestar servicios a la comunidad (un mínimo de 15 minutos), no hacer uso de una de las estancias (en la que se hace algo indebido) durante un día, o incluso puede darse la sanción de no asistir al cole de uno a tres días . Pero estas  consecuencias siempre se hablan y se deciden en el J.C. y, en el caso de expulsión, la decisión del J.C nunca es definitiva, se lleva al School Meetting para que sea debatida y votada (por supuesto, el responsable siempre está presente en todo lo que se habla). En estos casos, antes de que vuelva el estudiante al cole, se realiza una reunión con él o ella y su familia donde está presente el adulto responsable de las reuniones y el coordinador/a del J.C. (que ahora es una niña de 12 años y explica a la familia el proceso del caso).
      Esto es bastante fácil siempre que los casos sean evidentes, se conozca toda la información y el responsable de una falta reconozca su culpa pero...¿Qué pasa cuándo uno no la reconoce y no hay datos claros? Pues una vez más, apelan a ese sentido de la justicia y se convoca cuanto antes, una especie de juicio dónde se expone todo con claridad, hablan ambas partes y decide un jurado. A nadie le divierte llegar a estas situaciones así que se dan con poca frecuencia. He visto uno y cuando empezó, el chico, que hasta ahora se decía inocente, reconoció su culpa. Entonces se vuelve a llevar el caso al J.C. para que se estudie.
     Es todo tan legal que me fascina. El mensaje que les llega a estos niños es:

" Funcionamos así porque es muy importante para nosotros ser completamente justos contigo y ayudarte a ser un buen y respetuoso ciudadano y por eso, se le da la seriedad que merece cada caso" y, en esos momentos, nadie da lecciones morales de convivencia ni charlas de comportamiento y jamás se hacen comentarios sobre eso a nivel personal, con tonito despectivo, ni se le trata de manera diferente.
                                          "Se te juzga por lo que haces y no por quién eres".

   ¿Entendéis dónde queda la autoridad adulta? No da permiso, no aprueba ni desaprueba acciones, no pone notas, no juzga ni da lecciones, no manda ni decide por otros. En parte, como adulta,  yo lo veo como un alivio. Y como estudiante...¡una gozada!

       ¿Podéis imaginar cuánto aprenden estos niños solo con esta organización que tienen? Además, tienen el resto del día para aprender (si es eso lo que desean hacer...).

   Aquí, lloviendo todo el día y yo, viendo todo el día lo que ocurre en esta estupenda escuela...







2 comentarios:

María de Ahumada dijo...

Muchas gracias por compartir tus vivencias. Espero que cuando vuelvas nos puedas contar más cosas tranquilamente.

¡Qué diferente a lo que aquí vivimos!.

En mi cole, a diferencia de éste,el otro día el director le dijo a un compi de infantil que estaban muy contentos con su trabajo pero que sus alumnos tenían un pensamiento "demasiado libre". ¡INCREIBLE!

Muchos besos y sigue "empapándote" de todo lo que ves, oyes, sientes, experimentas....para después, contarnoslo todo.
Besitos

Carla Martín Serrano de Pablo dijo...

Oido cocina!! Lo haré. Gracias, María.Besotes para todos.